Los senos paranasales están comunicados estrechamente con la fosa nasal a través de pequeños orificios (ostia), por lo que puede ocurrir que la inflamación de la nariz se extienda también a los senos (rinosinusitis).

La inflamación congestiona la mucosa sinusal, bloquea los orificios e impide que el moco sea empujado hacia la nariz. Esto puede facilitar las infecciones bacterianas.
La congestión de la mucosa sinusal puede causar sensación de pesadez en la mandíbula, la frente y las zonas por encima y debajo de los ojos. En caso de infección por virus o bacterias puede aparecer fiebre.
En los casos más graves, puede sentirse dolor intenso, que puede empeorar al inclinar la cabeza hacia adelante o en posición supina, y menor capacidad de percibir los sabores y los olores.

Aboca