Se caracteriza por la «nariz tapada», puede ser una enfermedad aislada (el resfriado) o puede acompañar a la gripe, los síndromes paragripales y la alergia. Las formas infecciosas son causadas a menudo por virus.

Provoca estornudos, secreción nasal (rinorrea), sensación de nariz tapada y de irritación de la mucosa. La nariz obstruida obliga a respirar con la boca abierta, por lo que la garganta también se irrita.

El flujo continuo de estas secreciones mucosas hacia las partes inferiores de la faringe, junto con la sensación de garganta seca, provocan la necesidad de toser. A menudo las molestias se acentúan durante la noche e impiden dormir bien.

La forma alérgica puede presentar síntomas solo de tanto en tanto (forma intermitente) o de manera persistente (incluso durante varios meses seguidos a lo largo del año). Otras formas de rinitis son la vasomotora y la rinitis no alérgica (RNA).

Aboca