La llegada de una mayor cantidad de sangre hace que la mucosa se vuelva más roja (hiperemia) y se hinche aún más. El mayor volumen de la mucosa obstaculiza el aire que entra en la cavidad nasal y causa la sensación de nariz tapada.
A esto se añade el hecho de que de los capilares dilatados sale una abundante cantidad de líquidos que se unen al moco producido en exceso, lo que agrava la dificultad de respirar normalmente.

En el transcurso de una enfermedad infecciosa o en caso de alergia, la reacción de defensa fisiológica de la mucosa es lo que causa la sensación molesta de obstrucción nasal. Esto debe hacernos reflexionar. De hecho, si se va en contra de estos macanismos de defensa, se deja al organismo sin armas contra las agresiones.

.

Mucosa nasal y congestión

immagine_4

La inflamación como causa de la congestión nasal provoca hiperemia e hinchazón en la mucosa, además de una mayor producción de líquidos y moco. Todo esto obstruye las fosas nasales, con sensación de nariz tapada.

Aboca