Un estado de congestión nasal puede ser debido a muchos factores. Es importante saber a qué se debe la congestión nasal para poder elegir, con precisión (mejor junto con el médico o el farmacéutico), soluciones que respeten la mucosa nasal y sus funciones fisiológicas.

La congestión nasal es debida a la inflamación provocada por virus, bacterias, sustancias irritantes o alergénicas, que atacan a la mucosa nasal.
Cuando la mucosa resulta atacada, se defiende rápidamente atrayendo desde la sangre células especiales del sistema inmunitario y produciendo tanto sustancias que crean condiciones desfavorables para los agresores (mediadores de la inflamación) como una mayor cantidad de moco.

Para realizar este trabajo intenso y rápido, la mucosa necesita recibir una mayor cantidad de sangre de la red de capilares que está debajo del epitelio y esto hace que se dilaten (vasodilatación).

Aboca